Cruz Vázquez Rouco

El arte es para mí una necesidad vital, una forma de buscar una percepción distinta de la realidad, persigo una catarsis propia que se produzca también en el que observa, es ante todo un modo de reflexión.

Mis proyectos surgen de la experiencia vital que mueve en ese momento mi pensamiento y mis emociones. Trato de crear imágenes que sobre todo inviten a una percepción de la belleza, entendida como la fuerza interna mueve todo y que es intangible o invisible a los ojos. Me inspiro en la naturaleza, y especialmente me fascinan los patrones y estructuras que se repiten siguiendo un orden matemático.

En la serie dedicada a la mujer (“A corazón abierto”) las imágenes tienen una historia intensa y transformadora de la que me ha interesado reflejar la fuerza del poso  de esas vivencias conocidas e incluso compartidas. Existe cierto trasfondo filosófico y social, que se refleja en textos que acompañan a la obra de reflexiones propias y análisis de otros escritos, buscando siempre una cierta trascendencia; son temas que van surgiendo en mi vida, me tocan profundamente y decido expresarlo. La figura femenina está presente a menudo porque siento la necesidad de transmitir su naturaleza más profunda y su presencia.

El proceso que sigo es un proceso abierto, indagando y experimentando con distintos materiales y texturas, investigando sobre distintos soportes, siendo tan relevante lo que ocurre durante ese proceso como el resultado final. Utilizo pintura (òleo, acrílico, y a veces medios mixtos que me permiten crear la textura que me interesa en ese momento). La mayor parte de mis trabajos han sido figurativos o realistas, con cierto simbolismo. A la hora de trabajar a veces parto de fotografías previas que he tomado como referencia para después transformarlas a medida que voy trabajando sobre el soporte; otras veces dejo fluir la pintura y voy recreando la obra según lo que me sugieren las líneas o manchas, añadiendo elementos hasta que siento que la composición me satisface. Siempre parto de una idea y el resultado se va transformando de forma un poco alquímica. En mi proyecto personal necesito crear en soledad para conseguir ese estado de Flow que hace que la obra sea una continuación de mí misma.


PROYECTO OCÉANOS

Es en lo que más he trabajado estos dos últimos años, y surge de mi pasión por el mar, la naturaleza y la preocupación que me produce la falta de respeto hacia ésta. Este interés por las estructuras naturales, la geometría y los patrones que se repiten me ha acompañado siempre. El agua y su movimiento fluido, metáfora de una forma de arte y de vida, construye estas imágenes con las que me identifico.

He investigado y sigo investigando con nuevos medios mixtos y diferentes soportes que permitan que la pintura fluya de una forma distinta, conjugando líneas con formas más cercanas a la abstracción en algunos casos. Como proceso abierto y aunque el medio principal es la pintura sobre papel, lienzo o madera, me interesa investigar con el volumen y hacer incluso una obra más híbrida, que responda a ese fluir que trasciende los límites del formato más tradicional.